Integrahogar_Admin

Integrahogar_Admin


un par de años atrás
2016-10-05 15:06:18

Habia un nino muy goloso que siempre estaba deseando comer dulces. Su madre guardaba un recipiente repleto de caramelos en lo alto de una estanteria de la cocina y de vez en cuando le daba uno, pero los dosificaba porque sabia que no eran muy saludables para sus dientes.

El muchacho se moria de ganas de tener en sus manos el recipiente, asi que aprovecho un dia que su mama no estaba en casa, coloco una silla frente a la pared y se subio encima para alcanzarlo. Estaba en puntillas, manteniendo el equilibrio sobre los dedos de los pies, y tras varios intentos logra alcanzar el tarro de cristal que tanto ansiaba.

‚ Objetivo conseguido! Bajo con mucho cuidado y muy contento pensaba en los ricos dulces que disfrutaria. Coloco el tarro sobre la mesa y metio con facilidad la mano en el agujero ‚ Queria sacar bastantes caramelos y disfrutar comiendose todos! Agarro un punado, pero cuando intento sacar la mano, se le quedo atascada en el cuello del recipiente.

¢ ‚ Oh, no puede ser! ‚ Mi mano se ha quedado atrapada dentro del tarro de los dulces!

Hizo tanta fuerza que su manito se le puso roja como tomate. Por mas que trataba de sacar su mano resultaba imposible. Probo girando hacia la derecha y luego hacia la izquierda, pero tampoco dio efecto. Sacudio el tarro con mucho cuidado para no romperlo, sin embargo, la manito seguia atorada. Finalmente, intento sujetarlo entre las piernas para inmovilizarlo y tirar del brazo, pero tampoco resulto.

Desesperado, se tiro al suelo y empezo a llorar amargamente. Su mano seguia dentro del tarro y por si fuera poco, su madre estaba a punto de regresar, por lo que temia que lo castigara... ‚ Aunque con justa razon!

Un amigo que paseaba cerca de la casa, escucho los llantos del chiquillo a traves de la ventana. Como la puerta estaba abierta, entro sin ser invitado. Lo encontro pataleando de rabia y fuera de control.

¢ ‚ Hola! ‚ Que te pasa? Te he oido desde la calle.

¢ ‚ Mira que desgracia! ‚ No puedo sacar la mano del tarro de los caramelos y yo me los quiero comer todos!

El amigo sonrio y tuvo muy claro que decirle en ese momento de frustracion.

¢ La solucion es mas facil de lo que tu te piensas. Suelta algunos caramelos del puno y conformate solo con la mitad. Tendras caramelos de sobra y podras sacar la mano del cuello del recipiente.

El nino asi lo hizo. Se desprendio de la mitad de ellos y su manito salio con facilidad. Se seco las lagrimas y cuando se le paso el disgusto, compartio los dulces con su amigo.

Moraleja: A veces nos empenamos en tener mas de lo necesario y eso nos trae problemas. Hay que ser sensato y moderado en todos los aspectos de la vida.

Ingresa para responder